Blog de bushmills

Diferencia entre bourbon y el whiskey irlandés

Barricas en reposo Bushmills

La confusión es muy habitual, pero tanto en Estados Unidos como en Irlanda, se acostumbra a denominar al whisky, whiskey… sin embargo, si bien se les nombra de la misma manera, no tienen nada que ver. Hoy queremos hablarles de las diferencias que existen entre bourbon y el whiskey irlandés.

La localización:


Aunque pueda parecer un elemento muy básico, no queremos dejar de resaltar que uno de los principales factores que se estipulan en una denominación de origen, es justamente el origen o proveniencia de un producto. En este caso el whiskey irlandés, solo se puede producir en Irlanda del Norte o en Irlanda del Sur mientras que el bourbon whiskey solo puede ser producido sobre todo el territorio de los Estado Unidos. Los principales estados productores son: Kentucky (de donde se origina el bourbon), Nueva York, Virginia, Illinois, Colorado y Massachussets.

La materia Prima:


Cada región tiene su flora por lo que generalmente, al establecer una denominación de origen también se menciona las materias primas o materiales que serán necesarios para la elaboración del mencionado producto. En Irlanda, la materia prima necesaria para hacer whiskey es la cebada por lo que los whiskies que se producen en la isla tienen que contener un mínimo de 51% de cebada malteada o no mateada mezclada con otros granos, por lo general, trigo, centeno y maíz. Si es un Single Malt Irish Whiskey, como Bushmills Single Malt 10 años, entonces solo se usará un 100% de cebada malteada para su elaboración.

Por lo contrario, el bourbon, se hace con un porcentaje mayoritario de maíz. Es decir que un bourbon solo será bourbon si contienen entre 51% y 80% de maíz en su mezcla para elaborarse. Si contienen más de 80% de maíz entonces se convierte en un Corn Whisky y si contiene menos de 51% entonces puede tratarse de un Blend American Whisky o un Rye Whisky, si es que el grano mayoritario es el centeno.

El añejamiento:


La influencia de la barrica en la elaboración de un whisky representa del 60% al 70% de su sabor por lo que es muy importante diferenciar el modo de uso de las barricas para el whiskey irlandés como para el bourbon whisky. En Irlanda, el periodo de añejamiento del whiskey tiene que ser por lo menos de tres años en barricas de roble. Estás barricas pueden ser nuevas o usadas, y pueden provenir de Estados Unidos, de Europa o de cualquier parte del mundo, siempre y cuando sean roble.

Por lo mismo, es muy común que el whiskey irlandés utilice barricas de bourbon, de jerez o de Oporto, como es el caso en Bushmills. En general, los Single Malt irlandeses suelen dejarse en barrica 10, 16, 21 o más años. Por lo contrario, para añejar bourbon, las barricas tienen que ser nuevas, y tienen que ser de roble blanco americano. El periodo de añejamiento puede ser desde unas pocas semanas hasta varias décadas, aunque por lo general suelen ser poco superiores a los 5 años. Por lo que es muy importante entender que no hay dos whiskies irlandeses iguales ni tampoco dos bourbon iguales, las posibilidades son prácticamente infinitas.

Derivado de estás tres diferencias en la región, en la materia prima y en proceso de añejamiento, como imaginarán el sabor es diferente entre ambos whiskies. En un whiskey irlandés encontrarán notas suaves y delicadas, frutales y herbales con una fuerte influencia de la barrica, mientras que los bourbon son más fuertes e intensos con notas dulces a vainilla y caramelo.

La realidad es que las diferencias entre whiskies de un mismo país o incluso de una misma región son imposibles de enumerar ya que el más mínimo detalle tiene influencia en el sabor del producto final. Por lo que las diferencias entre bourbon y whiskey irlandés son aún más difíciles de enumerar, sin embargo, estás tres son las principales diferencias y nos proporcionan una guía para poder entender y poder prever que encontrar en cada una de las categorías.

¡Sláinte!