Blog de bushmills

Bushmills 16 años, un single malt con triple destilado

el primer whisky del mundo bushmills

¿Sabían que la destilería de Bushmills se fundó antes de que se inventara el oporto? ¿No nos creen? Entonces repasemos la historia de ambos.

Las primeras versiones de este vino fortificado se dieron a finales de siglo XVII, mientras que la destilería de Bushmills se funda en 1608, medio siglo antes.

El vino de Oporto se produce en los viñedos de la región vitícola del Alto Duero, en Portugal. Antes del siglo XVII, esta región era ya conocida por sus vinos, tintos y blancos. En 1678, Inglaterra y Francia entran en guerra, ocasionando escasez de vino en el reino británico. Para hacer frente a la escasez, Inglaterra recurrió a los vinos de Portugal. El vino del valle del Douro comenzó a hacerse popular en Gran Bretaña, por su ubicuidad en tiempos donde el vino francés era escaso o inexistente. Las primeras versiones de Oporto consistían en añadir brandy al vino durante la fermentación, interrumpiendo así el proceso de fermentado. El resultado es un vino con mayor contenido de alcohol​ y con sabor más dulce, debido al azúcar remanente que no terminó de fermentarse. Pero, sobre todo, esto le permitía al vino fortificado llegar hasta los puertos ingleses en barricas de roble después de varios meses de travesía en alta mar en perfecto estado.

Lo interesante de esta pequeña clase de historia del vino de Oporto es que para hacer Bushmills 16 años, necesitamos Oporto, o más bien, las barricas que lo contuvieron.  Bushmills 16 años es un Single Malt, pura cebada malteada con aire caliente, molida y fermentada durante más de 60 horas con levaduras endémicas para finalmente ser destilada tres veces en alambique de cobre tradicionales. El resultado es un New Make suave, sutil con notas a fruta madura. Finalmente, el mejor corte del corazón de nuestro destilado es añejado por más de 16 años en barricas de roble blanco americano ex bourbon y roble europeo ex jerez. Después de estos 16 años de maduración, los líquidos contenidos en las respectivas barricas son combinados en una barrica de Oporto durante otros 6 meses. Finalmente obtenemos un Single Malt añejado en tres barricas.

Las barricas de Oporto son cada día más difíciles de encontrar y además son caprichosas ya que es difícil domarlas para que aporten sus mejores notas al whiskey, es por lo que son tan inusuales. Sin embargo, con la ayuda de nuestros toneleros y los 25 años de experiencia de Hellen Mulholland, nuestra Master Blender, logramos un whiskey de color rojo intenso, de aroma a caramelo, nuez tostada, frutos rojos y especias dulces como la canela. En boca es dulce, especiado con toque de chocolate oscuro, vainilla, café y nueces. Un whiskey congruente en nariz y boca que se distingue como el mejor Irish Single Malt Whiskey del mundo por los World Whiskies Awards en la edición de 2018.

Recomendamos tomarlo derecho o en las rocas para experimentar todo el carácter que tiene por ofrecer. Perfecto para maridarlo con un postre de galleta de mantequilla y compota de frutas o bien para la sobremesa con una buena conversación y/o un puro de fortaleza media.

¡Sláinte!